lunes, 19 de septiembre de 2016

PARA SENTIRTE MÁS FELIZ, PIENSA EN LO ÚTIL QUE ERES .


Me parece que casi toda persona sensata suele creer que sirve pero ... no tanto.
Los que se sobrevaloran en este aspecto suelen ser los menos, y suelen estar desubicados.
Por lo general, no estamos conscientes de lo útiles que somos o podemos ser para los otros.
Los seres humanos necesitamos ser valorados y valorarnos, sentir que "servimos".
"Valer" y "servir" son dos necesidades humanas básicas.
Y no quiere decir que debamos dejar la vida en el servicio al prójimo. Esos casos son pocos y excepcionales.
Significa que alguna ayuda podemos dar siempre. El mundo está lleno de gente que necesita una información, una palabra de aliento, una muestra de interés y simpatía, una sonrisa.
Te entiendo si me dices que te has encontrado con mucho malagradecido o con malos elementos que tratan de usarte;  pero no generalices esas calificaciones a gente buena,  no te prives de ser un buen prójimo.

miércoles, 6 de julio de 2016

PARA SENTIRTE MÁS FELIZ, TOMA LAS RIENDAS DE TU VIDA .


Que el título no te confunda. Tomar las riendas de tu vida no pasa por olvidar los principios, dejar los valores que aprendiste a vivir, ni aceptar que cualquiera te haga creer que serás libre si haces el mal que te predica.

Cada quien es responsable de su vida. Responsable.  Eso no quiere decir con derecho a arruinar su vida.

Tomar las riendas implica fuerza, buen juicio y decisión. Tomar las riendas de la vida es lo más alejado al abandono, a hacer lo que dicen que es mejor, o al dejarse arrastrar.
Muchos jóvenes o adultos lo confunden, lamentablemente.

Elige tus sueños (no fantasías), decide tus intereses (no caprichos) y asume la responsabilidad por tus elecciones y decisiones.

Tomar las riendas de tu vida para no vivir en vano o, peor aún, vivir para el mal.



sábado, 2 de julio de 2016

PARA SENTIRTE MÁS FELIZ, REFLEXIONA SOBRE LO QUE TE ANIMA Y LO QUE TE DESANIMA.



Vale la pena hacerlo. Nos libera de sufrir sin suficiente conciencia del porqué, y de alegrarnos sin saber de qué estamos agradecidos.

Por supuesto que hay mil pequeños temas que pueden animarnos o desanimarnos, pero te resultará muy interesante y útil empezar a reconocer, no los temas, sino las categorías de esos temas.
Te vas a entristecer menos y te vas a alegrar mejor.

Por ejemplo, tal vez te sientes muy incómodo porque alguien no te vio o no te saludó como esperabas. ¿Te sentirás mal? Pero, ¿qué significa en el fondo? Tal vez, que sufres al pensar que no eres valorado.  Ya lo puedes enfrentar mejor : no soporto ser ignorado, pero ¿realmente me ignoraron o fue casual?, ¿voy a depender de un saludo para variar mi estado de ánimo?, ¿no hay otras diez razones por las cuales saber lo que me hace ser una persona valiosa, sin tener que depender de un simple saludo?

Puedes preguntarte: ¿cuánto me va a "costar" permitir que este episodio tome fuerza en mi atención?
Reconocer cuáles son nuestras áreas de sensibilidad nos hace más fuertes.

sábado, 18 de junio de 2016

PARA SENTIRTE MÁS FELIZ, DECIDE CUÁNTO TE IMPACTA LO QUE TE SUCEDE .



Estamos de acuerdo en que los acontecimientos no son iguales ni en forma ni en consecuencias.
Los hay gratos e ingratos, inocuos y dañinos.
Pero también podemos estar de acuerdo en que nosotros no solo podemos sino que debemos decidir cuánto permitimos que lo que nos sucede nos impacte, nos fastidie la vida o no.
Ante sucesos graves, qué duda cabe, todos sufrimos y nos decaemos. No hacerlo sería extraño.
Pero, pasando un tiempo, que variará de persona a persona, podemos empezar a ver las cosas en perspectiva.  Y allí es cuando podremos decidir si queremos que lo que nos sucedió acabe con nosotros o no.
Casos y casos hay.  Cada quien sabe su vida, sus alegrías y sus dolores.
Pero también cada quien decide si se rinde o no, si luchará o no, si olvidará o no, si empezará de nuevo o no, si quiere tener esperanza o no.  Nosotros podemos decidirlo.
Miremos alrededor, veremos que personas con más dolores y limitaciones que nosotros, viven más felices que nosotros.

miércoles, 1 de junio de 2016

PARA SENTIRTE MÁS FELIZ, SÉ TÚ MISMO .


Cierto es que toma tiempo saber quién se es.
Durante gran parte del inicio de la vida creemos ser lo que otros nos hacen creer que somos.
Es natural que así sea cuando eres niño, cuando te juzgas por cómo te juzgan tus padres.  O cuando eres un muchachito, cuando te juzgas por cómo te juzgan tu familia y tus compañeros de escuela.
Pero pasando la adolescencia ya podemos haber desarrollado suficiente criterio para saber qué pensamos nosotros de nosotros mismos y cómo nos sentimos con nosotros mismos.  Y -por supuesto- para empezar a trabajar para llegar a ser lo que anhelamos ser.
También es cierto que existen opiniones sociales sobre cómo se espera que seamos las personas según nuestras situaciones,  y podemos respetar esas opiniones, pero sin llegar al extremo de actuar de manera diferente a lo que nosotros consideramos como más adecuado para nosotros mismos.
Y recuerda que ser tú mismo tampoco significa buscar ser estrafalario ni extrañamente diferente.