miércoles, 2 de noviembre de 2016

PARA SENTIRTE MÁS FELIZ, PIENSA ¿Y QUÉ PASA CON ESTO?



Pareciera que nos gusta mortificarnos con todo. Desde lo más simple, como una manchita en la camisa, hasta cuando nos llega algo verdaderamente grave en la vida.
Pero, durante todo ese larguísimo camino, ¡cuánto disgusto o dolor hemos acumulado!
Y, si somos objetivos, la mayor parte de los contratiempos no son tan feos, ni tan graves.
Nos hablamos a nosotros mismos : ¡Qué fastidio madrugar mañana!, ¡Qué molesto tener que buscar a X!, ¡Qué desgracia, se me destapó una caries!; ¡No encontré lo que fui a buscar!, y etc., etc.

Y ¿qué pasa con eso? ¿Acaso no tiene arreglo, acaso no lo puedo hacer, acaso no soy capaz de enfrentar eso y mucho más?

Así que, no nos encojamos de hombros ante la vida, pero tampoco dejemos que se nos caiga el techo sobre la cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario