sábado, 2 de julio de 2016

PARA SENTIRTE MÁS FELIZ, REFLEXIONA SOBRE LO QUE TE ANIMA Y LO QUE TE DESANIMA.



Vale la pena hacerlo. Nos libera de sufrir sin suficiente conciencia del porqué, y de alegrarnos sin saber de qué estamos agradecidos.

Por supuesto que hay mil pequeños temas que pueden animarnos o desanimarnos, pero te resultará muy interesante y útil empezar a reconocer, no los temas, sino las categorías de esos temas.
Te vas a entristecer menos y te vas a alegrar mejor.

Por ejemplo, tal vez te sientes muy incómodo porque alguien no te vio o no te saludó como esperabas. ¿Te sentirás mal? Pero, ¿qué significa en el fondo? Tal vez, que sufres al pensar que no eres valorado.  Ya lo puedes enfrentar mejor : no soporto ser ignorado, pero ¿realmente me ignoraron o fue casual?, ¿voy a depender de un saludo para variar mi estado de ánimo?, ¿no hay otras diez razones por las cuales saber lo que me hace ser una persona valiosa, sin tener que depender de un simple saludo?

Puedes preguntarte: ¿cuánto me va a "costar" permitir que este episodio tome fuerza en mi atención?
Reconocer cuáles son nuestras áreas de sensibilidad nos hace más fuertes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario