domingo, 16 de marzo de 2014

PARA SENTIRTE MÁS FELIZ, DA UN BUEN TRATO .


Nos quejamos (y con derecho) cuando se nos trata mal. Tenemos derecho a quejarnos de personas groseras o desconsideradas.
Pero ¿y nosotros qué trato ofrecemos a los demás?
Porque es un hecho que no sólo nos ayuda el sentir que recibimos un buen trato. Curiosamente, nos sentimos igualmente bien, o mejor aún, cuando somos nosotros los que practicamos la cortesía y la consideración hacia los prójimos.
Me dirás -y concuerdo contigo- que hay gente que por su trato y por su conducta pensamos que no merece atenciones ni consideraciones.
Pero hasta con esas personas, podemos mostrarles lo que es portarse como todo un ser humano.
Tal vez aprendan. No hay que perder la esperanza.
En todo caso, no habremos perdido nada y sí habremos ganado una satisfacción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario